Virus informáticos:
Proteger tu ordenador de intrusos no deseados.

Cuando estás online, te expones y vuelves vulnerable a los virus maliciosos que tanto han crecido en virulencia y ferocidad durante los últimos años. Estos programas han pasado de ser simples molestias con las peores gracias para desconfigurar tu ordenador para convertirse en formas de perpetuar de forma remota una actividad siniestra que puede hackear las páginas webs, crear un sistema para adulterar servicios o robar datos personales y confidenciales, u obtener un beneficio financiero a tu costa.

¿Son estos virus suficientemente serios como causar pérdidas? Como todos los usuarios domésticos de un ordenador, deberías pensar en lo que supone tener que reinstalar tu sistema operativo cuando un virus o programa malicioso (malware) lo ha estropeado; no es algo realmente caro, y pierdes apenas uno o dos días reinstalando todos tus programas y recuperando archivos. Sin embargo, en un negocio podrías perder millones. Pregúntales a los de ChoicePoint cómo tuvieron que pagar seis millones de dólares en 2005 después de que criminales cibernéticos hackearan sus sistemas y robaran datos delicados de centenares de clientes.

O al procesador de tarjetas de crédito CardSystems, que tuvo incluso que dejar el negocio debido a la enorme brecha de seguridad en la sede de operaciones de Tucson, Arizona, de la compañía. En una reciente encuesta de consumidores sobre el hecho de poder ser víctima de una de esas brechas de seguridad, se demostró que la gente no se toma a la ligera la pérdida de sus datos. Más del 60% de los encuestados indicaron tener planes de acabar las relaciones de negocios con las compañías que hubieran perdido los datos que se les hubieran confiado.

En 2004, los rootkits eran un troyano relativamente oscuro creado para infectar los ordenadores Unix. Pero en 2005, los rootkits se habían convertido en una amenaza masiva de seguridad después de que Sony BMG Music Entertainment hubiera difundido varios millones de CDs que contenían un rootkit en su copia de seguridad. En unos cuantos meses, Sony reeditó los CDs, pero era demasiado tarde. De acuerdo con los expertos en seguridad, los rootkits que atacaban a los ordenadores de Windows, habían llegado para quedarse.

En 2011, la Norton Cybercrime Report reveló que había unos 431 millones de víctimas en todo el mundo que habían perdido trescientos ochenta y ocho billones de dólares entre pérdidas económicas y de tiempo. Esto es mucho más que las ganancias de doscientos ochenta y ocho billones calculadas para el mercado negro de la cocaína, heroína y todas las drogas ilegales. Con toda seguridad, todas esas pérdidas no fueron causadas por troyanos, worms, virus, rootkits y malware (programas maliciosos). Pero cuando piensas que alrededor del 4.3% de los crímenes cibernéticos incluyen daños a los ordenadores como resultado de descargas online de contenido infectado repartido por internet, tienes que tener en cuenta que estás hablando de una pérdida de diecisiete billones de dólares en un año debidas a programas maliciosos e infecciones por virus.

¿Qué puedo hacer para protegerme de los virus informáticos y los troyanos?

En cualquier caso, tendrás que abrir el programa infectado o el troyano para que éste se infiltre en tu sistema. Aunque algunos mails maliciosos, como el que hablaba sobre el virus "Good Times", intenten hacerte creer lo contrario, ningún virus o troyano si tú te limitas a dejar el archivo malicioso durmiendo en tu disco duro.

Darte cuenta de que has metido un troyano en tu ordenador es realmente sencillo. Abres el programa, y lo próximo que ves es algo completamente inesperado, como que tu sistema ha desaparecido o que tu ordenador se ríe como un loco de ti. Pero a menos que notes que tu ordenador está funcionando mal antes de que el virus haya causado su peor daño, podría suceder que no supieras que lo tienes hasta que ya fuera demasiado tarde.

Protégete

Hay unas cuantas reglas básicas que los usuarios de ordenadores deberían seguir para frenar a los virus. El consejo más popular es este: nunca abras ningún adjunto a menos que sepas de quién viene y por qué te lo están enviando. Rechazar todo correo electrónico no deseado de todo tipo es la única forma segura que tienes de mantenerte al margen de todo tipo de problemas.

Un buen software antivirus es crucial para prevenir los ataques por virus, pero su estrategia solamente funciona si los usuarios lo actualizan. Desafortunadamente, mantenerlo al día significa actualizarlo semanalmente como mínimo, pero la mayoría de los productos de hoy en día permiten disfrutar de actualizaciones automáticas, aunque las descargas de archivos pueden ser pesadas y lentas.

Los factores que se deben tener en cuenta a la hora de comprar un software anti-virus son el precio, la calidad del soporte técnico, con qué frecuencia se actualiza automáticamente y los sistemas para los que sirve el programa.

El sentido común es otra buena arma en la lucha contra los virus. Ten precaución al abrir archivos adjuntos, incluso de tus amigos, especialmente si a ellos se los han reenviado. Configura tu antivirus de forma que analice automáticamente el correo entrante y no permita la instalación de ningún programa que haga que los archivos adjuntos se descarguen de forma automática.

Si todo esto te suena como un montón de trabajo, realmente lo es. Siempre hay una relación inversa entre facilidad de uso y seguridad, pero todo el tiempo extra que gastes actualizando tu software antivirus ahora te ahorrará horas de trabajo y sentimiento de frustración más tarde. Si no lo mantienes actualizado, podrías acabar estando completamente desprotegido.

Prevención

Como las enfermedades de transmisión sexual (ETS), los virus informáticos existían antes de que internet fuera algo popular, pero tal y como pasó con la revolución sexual de los 70, los virus han florecido con el auge de la información compartida. Y, como la mayoría de los esfuerzos para controlar las ETS, el trabajo para controlar los virus informáticos tiene que realizarse desde la educación y practicando lo que en inglés se conoce como "safe hex" (un juego de palabras que implica tomar ciertas medidas para proteger tu ordenador).

1. Asegúrate de hacer una copia de seguridad de tu sistema de forma regular. La mejor manera de limpiar un archivo infectado es sustituirlo por el archivo original no infectado. Por no mencionar todo lo que una copia de seguridad actualizada puede suponer si un virus destruye completamente tu sistema. También es una buena idea guardar más de una copia de seguridad por si sucediera que en la más reciente ya estaba infectada aunque el virus no se hubiera detectado.

2. Utiliza siempre un programa anti-virus, uno que ofrezca un análisis automático y un análisis manual. Seguramente te interesará uno que tenga una base de datos completamente actualizada, y que se actualice con frecuencia. Diariamente se producen nuevos virus, así que es importante tener un software capaz de detectar las últimas amenazas.

Asegúrate de leer el manual y de seguir las instrucciones del programa para tener la garantía de que te está protegiendo adecuadamente. También tienes que tener en cuenta que comprar y usar dos programas de dos marcas distintas es una forma de estar doblemente protegido. Mira nuestra reseña sobre programas antivirus.

3. Actualiza la base de datos de tu programa antivirus regularmente (cada mes o con la frecuencia que recomiende el fabricante).

4. En un ordenador, cambia la configuración de CMOS de tu proceso de inicio pasándola del controlador A (disquete) de tu ordenador al controlador C (disco duro). Esto no solamente hará que tu inicio sea más rápido, sino que también eliminará completamente el riesgo de que se infecte tu disco duro si introduces un disco infectado.

Si en algún momento necesitas cargar directamente desde un disquete, puedes volver a cambiar los ajustes y cargar desde la ubicación A. Por favor, ten en cuenta que un disquete infectado no ejecutable puede infectar tu ordenador de la misma manera en que lo haría uno que fuera ejecutable.

5. No permitas que tu navegador de internet ejecute de forma automática programas, como por ejemplo MS Word u otros accesibles mediante su programa de correo electrónico. Configura tu navegador para cargar WordPad o Notepad en su lugar. Una de las más grandes y crecientes amenazas es el macro virus, que se expande mediante programas para procesar datos o textos.

6. Configura tu navegador web para desactivar ActiveX, Java, y Javascript. Perderás parte de la diversión que todos sabemos que internet ofrece, pero evitarás que tu ordenador contraiga virus o que se enlentezca tu conexión.

7. Ten en cuenta que la única forma que tiene un virus de expandirse es bien cargando un archivo infectado o bien cargando un disco infectado. No puedes coger ningún virus simplemente por estar conectado o por leer el correo electrónico. Tienes que descargar y abrir un archivo infectado antes de que se extienda. Por lo tanto, no abras ningún archivo ejecutable no solicitado enviado por correo electrónico.

8. Usa un programa antivirus actualizado y analiza todo software nuevo en busca de virus antes de instalarlo en tu disco duro. Incluso el software bonito envuelto en papel de regalo de algunas publicidades puede contener virus.

9. Ten cuidado de los rumores. Para aumentar la histeria colectiva, ha habido muchas historias conjuradas y extendidas por usuarios desconocidos. Para acceder a una lista de rumores y leyendas urbanas populares, visita esta página: http://www.symantec.com/business/security_response/threatexplorer/risks/hoaxes.jsp

Los virus no son el único tipo de programas que se han creado exclusivamente para destruir un sistema o para utilizar un ordenador de forma no autorizada. Otros programas maliciosos son los troyanos, los worms y las "logic bombs".

Ayuda en la web.

El Virus Bulletin (www.virusbtn.com) te ofrece una lista de virus que están rondando por el mundo de los ordenadores actualmente. El sitio también te ofrece la posibilidad de denunciar virus, si eres suficientemente fuerte como para encontrar uno de primera mano.

Si tu ordenador no está conectado y tú nunca, nunca, instalas programas nuevos o descargas archivos de internet o abres archivos de correos electrónicos, no tienes que preocuparte por los virus. Pero eso es como vivir en una burbuja hermética. La mayoría de nosotros tenemos que salir a la calle todos los días, donde somos víctimas de los gérmenes que llevan otros (pese a que el sistema inmunológico natural normalmente nos protege de la mayoría de ellos). De la misma forma, la mayoría de las personas tienen que actualizar su software y están interesadas en la comunicación con los demás y la información. Afortunadamente, hay algunas medidas preventivas y tratamientos incluso para los virus más desagradables.

Back to top